domingo, 14 de agosto de 2011

La tienda de campaña que te cabría en la botella del agua

de Gizmodo ES 



Hacer una escapadita para estar en contacto con la naturaleza casi siempre es una buena idea.

Y nada como el camping y una tienda de campaña para estar bien en contacto con la naturaleza y poder instalarnos casi en cualquier sitio. Pero empezamos con las pegas. En invierno que si hace frío, en verano que si hace calor. Mosquitos, ruidos, qué lejos estamos de la civilización, aquí no tengo cobertura 3G… y encima hay que acarrear bártulos como si fuésemos porteadores watusi. Bueno, esto último nos lo vamos a ahorrar conesta nueva tienda de campaña que una vez plegada no ocupa mucho más espacio que el botellín de agua.

 Y aún hay más.

Hay versión monoplaza y biplaza.

La primera pesa unos escuetos 625 gramos, la que te permite acomodarte con tu pareja sube hasta 846. En ambos casos puedes rebajar unos 200 gramos si optas por dejarte en casa las dos varillas de aluminio que soportan la estructura y empleas para ello los bastones con los que te ayudas para caminar por el monte.


La versión para dos personas cuenta con una entrada por cada lado, cada una de las cuales tiene su propio avance en el que dejar las botas y demás. En el interior tiene pequeños bolsillos en los que depositar la linterna, el móvil, los condones los libros…